El Revestimiento para Ruedas BRILA garantiza un efecto «hidrófilo», lo que significa que permite eliminar suciedad de los frenos y tiene una alta resistencia al calor. El efecto hidrófilo es la tendencia que se observa en sustancias no polarizadas para aglomerarse en una solución acuosa y excluir moléculas de agua. La protección del Revestimiento para Ruedas BRILA es menor a 10º. Tiene una superficie súper hidrófila. El agua de la superficie revestida no forma gotas pequeñas, sino que se esparce y se infiltra debajo de la suciedad para desprender esa suciedad de la superficie. Además, salpicar un gran volumen de agua permite que la suciedad se lave. Este fenómeno se conoce como el «efecto autolimpiante».

La película de vidrio de sílice inorgánico del Revestimiento para Ruedas BRILA no contiene material orgánico, y no se degrada bajo los rayos UV, el calor o la lluvia ácida. El revestimiento para ruedas elimina las gotas contaminadas. Cuando el vehículo frena, el calor que se produce tiene una temperatura extremadamente alta, y puede alcanzar los 800º C (1500º F). Sin embargo, la temperatura máxima de resistencia que puede soportar el revestimiento para ruedas es 1300º C.